6/11/09

Ya que estamos

El post anterior (Rebusque) tiene un cierto aire conformista, ¿no es cierto? ¿Por qué limitarse a buscar imposibles dentro de la regularidad de las cosas? Mirando la lista, dan ganas de hacer unos pases de manos. Así, por ejemplo:

Buscarle la quinta arista a Confucio.
Buscarle el quinto jinete al chancho.
Buscarle la quinta estación al cuadrado.
Buscarle la quinta flecha al año.
Buscarle la quinta cuerda a una partida de truco.
Buscarle la quinta cavidad al cuadrado.
Buscarle el quinto jugador al teclado.
Buscarle el quinto dedo a Kafka.
Buscarle el quinto punto cardinal al cuatro.
Buscarle la quinta estrella a España.
Buscarle el quinto viaje a la baraja.
Buscarle el quinto elemento a la rosa de los vientos.
Buscarle el quinto as al corazón.
Buscarle el quinto brazo a Colón.
Buscarle el quinto evangelio a un torneo de tenis.
Buscarle la quinta operación fundamental a la Cruz del Sur.
Buscarle la quinta fuerza fundamental a la Novena de Beethoven.
Buscarle el quinto semifinalista a la Vía Láctea.
Buscarle el quinto idioma a La Biblia.
Buscarle el quinto libro al apocalipsis.
Buscarle el quinto movimiento a la Aritmética.
Buscarle la quinta novela a la antigüedad.

4 comentarios:

A.S dijo...

buscarle la quinta oreja a Van Gogh
buscarle la quinta al ñato
buscarle la quinta a un zapallo uacho

Eduardo dijo...

Uy, Andrés, tu comentario abre todo un abanico de nuevas posibilidades. Qué digo, cuatro abanicos (y esperame que estoy buscando el quinto).

Víctor Mosqueda Allegri dijo...

Buscarle la quinta hoja al trébol.
Buscarle el quinto camino a la encrucijada.
Buscarle la quinta cara al tetraedro.
Buscarle el quinto río al universo del Génesis.
Buscarle la quinta semana al mes lunar.

Pero quizás el asunto no es sólo de buscar. Quizás hay otro tipo de acción tan rebuscada como la búsqueda de imposibles.

Romper el quinto muro en cine y teatro.
Llegar al quinto milenio vivo.
Desenmascarar al Quinto Reich.
Volverse el quinto mosquetero.
Desarrollar al quinto tigre asiático.

Y así sucesivamente.

Annayra dijo...

Y yo que pensaba que era la unica que le buscaba la quinta cola al gato (porque las otras tres ademas de la visible, ya se las encontre!!)